Saturday, 29 November 2008

Consejos prácticos para el pop: discos que son un fracaso I

¿Qué es lo primero que pasa cuando un disco resulta un completo fracaso? Pues que la discográfica decide abandonarlos a su suerte y cortar la promoción. Así, estos náufragos de Billboard o de Promusicae quedan a merced de los tiburones. A continuación trataremos algunos de los casos más sonados en los últimos años para observar de cerca las dolencias que conlleva.

Éste es el caso, por ejemplo, del desembarco en Estados Unidos de Laura Pausini. La italiana publicó el 11 de mayo de 2002 su primer disco cantado íntegramente en inglés para Estados Unidos y Gran Bretaña para conquistar el mercado anglosajón. Como primer single, la casa de discos Warner Latino eligió Surrender, un tema bailable producido por los por entonces gurús del dance Brian Rawling y Mark Taylor (ver Ascenso y caída de la ciudad de Metrophonic). Sin embargo, las ventas no fueron las esperadas y tras un segundo single titulado I need love se suspendió la promoción del disco en Norteamérica y en tutto il mondo. El álbum se vendió mejor en Europa y Latinoamérica, lo que hizo que las cifras se elevasen a 2.500.000 copias. A partir de entonces, la cantante ha regresado al español y al italiano en sus siguientes discos, con gran éxito.

Al pobrecito de Michael Jackson le ocurrió lo mismo un año antes con su esperado regreso tras cinco años sin material nuevo. Su álbum Invincible, cuya producción costó 65 millones de dólares, se anunció como el evento más importante del año. Pese a que tuvo una muy buena acogida por parte del público, sólo logró vender 10 millones de copias en todo el mundo (la compañía, Sony, esperaba cifras más altas). Tras un segundo single, Cry sin apenas promoción (con un videoclip en el que ni siquiera aparecía el propio Michael), Sony certificó la defunción comercial de aquel disco.

Seguramente lo que nadie puede imaginarse es que un artista como Madonna también sufriera el ostracismo de su propia disquera. Ella… ¡la reina del pop! lo vivió en sus cannes en 2003 con su álbum American Life. Tras retirar el videoclip del primer single para “no ofender a los soldados que estaban defendiendo a Estados Unidos en Iraq” (el videoclip era una crítica al conflicto en la que comparaba la guerra con una pasarela de moda), parece que la canción no convenció al público y no vendió lo esperado. A esto se sumó el hecho de que todas las cadenas de radio pertenecientes a Clear Channel (es decir, más de 1200 por todo el país) decidieron no programar a Madonna debido a su oposición a la guerra y sus críticas a la Administración Bush. La promoción se mantuvo hasta finales de ese mismo año pero de forma caótica: las fechas de publicación de los singles cambiaban continuamente y se apostó por una canción diferente según el medio, para las radios se seleccionó la balada Nothing Fails, para las televisiones, el tema Love profusion con un videoclip dirigido por Luc Besson (El Quinto Elemento, Nikita, dura de matar), y para las pistas de baile (importante foco de promoción) se enviaron remezclas del tema Nobody Knows Me.

Ninguno de estos tres singles tuvo gran repercusión lo que dejó patente la ineficacia de la diversificación. Tan sólo vendió 667.000 ejemplares en Estados Unidos (frente a los tres millones de su anterior trabajo, Music) y unos tres millones en todo el mundo. Gracias a la gira mundial que realizó al año siguiente bajo el nombre de The Re-Invention Tour, el disco se mantuvo a flote, aunque resulta curioso que en países como Gran Bretaña o Francia, álbumes anteriores, como The Inmaculate Collection de 1990, regresaran a las listas de ventas superando a American Life. El supuesto boicot se mantuvo con su siguiente disco Confessions on a dancefloor de 2005, aunque el éxito masivo de su primer single Hung Up, que contaba con un sample del tema Gimme gimme gimme (a man after midnight) del grupo sueco ABBA, logró que el álbum fuese todo un superventas alrededor del globo y que mejorasen las ventas en EE.UU. llegando a 1.700.000 copias y más de 8 en todo el planeta. Los programadores radiofónicos alegaban que no pinchaban el disco para que no se pensase que se trataba de una “radio gay”. Sin embargo con su nuevo disco, Hard Candy, publicado la última semana de abril de 2008, ha conseguido entrar en todas esas radios que la vetaron. Esto se debe a su colaboración con el gurú del hip-hop Timbaland, productor del disco, y uno de las principales personalidades del mundo de la música negra norteamericana. Actualmente Madonna se encuentra embarcada en una gira mundial (la más lucrativa para una cantante) que llega a su tercera fase, Sudamérica, tras haber recorrido Europa y Estados Unidos con gran éxito. La promoción de Hard Candy parece que también ha sido abandonada a su suerte. Madonna no debe tener mucho tiempo para promociones con su divorcio y la gira, por lo que no se grabará videoclip para su tercer single Miles Away, aunque un maxi de remixes saldrá a principios de diciembre.

7 comments:

Anonymous said...

Apestas zorra


http://www.divinamadonna.com

Anonymous said...

Tú sí que apestas hij@puta

Anonymous said...

Hay que ser bastante torpe para poner una noticia asi en una página de fans de madonna que se saben al dedillo la evolución de los discos,lástima que no tuvieras planes este puente y estés intentando buscar en qué mal-entretenerte.
Fdo:
Style 80

Anonymous said...
This comment has been removed by a blog administrator.
Javier Fern said...

El mensaje ha sido elimina pues aunque parece defender este blog, ataca a personas. Y esa no es la filosofía de este lugar.

Anonymous said...

American Life fracaso?
y entras en nuestro foro para ponerlo verde?
Búscate un hobbie!

TE HUELE EL CONEJO A LEGUAS!!!

Anonymous said...

AMIGO PROMETEO, DEJA QUE LOS PERROS LADREN TODO LO QUE QUIERAN...
¡SUERTE Y SIGUE CON TU BLOG!