Sunday, 3 May 2009

Fatal Festival Factory Fangoria

Con la intentación de llenar el Palacio de Deportes, Alaska y Canut organizaron una velada en la que participaran muchos artistas para atraer a un mayor número de público. Pero parece que La Prohibida, incansable diva de garito, The Cabriolets, con una modesta carrera a la que le cuesta despegar, y Nancys Rubias (¿alguien las ha visto actuar sin el amparo de Fangoria?), no eran reclamo suficiente para apuntarse al evento. El precio de la entrada general no era demasiado alto y el del Golden Ring se asemejaba bastante a las entradas de otros conciertos de alto copete como los de Beyoncè o Kylie Minogue, pero aún así no "petaron" el recinto. Quizá influya que sólo habían pasado dos meses desde el anuncio de las fechas... pero aún así ofrecieron una tarde de música y desfiles de freaks que ha provocado una siempre sana disparidad de opiniones.

A las ocho y media, con el Palacio a medio llenar, irrumpió en el escenario la impresionante figura de La Prohibida embutida en un traje de astronauta. Sorprendido gratamente, auguré una noche llena de excelentes sorpresas como aquella. Aunque todas las canciones parecían las mismas, ella desplegó todo su mamarrachismo y pose porque se sentía muy contenta de poder actuar en tamaño lugar. The Cabriolets no se hicieron rogar (¿alguien hubiese rogado por ellos?) y comenzaron su turno vestidos todos de David Delfín. Poco a poco Bimba se fue quedando sin ropa consciente de que su cuerpo era mucho más interesante que su música, sobre todo para el gran público bollo diseminado por allí, hasta quedarse con el ya famoso body-cuerpo de color carne con chichi, pezones y raja.

Las Nancys Rubias presentaron algunos de sus nuevos temas como ¡Pero Bueno!, Di que sí, Bingo, Glamazonia, y rescataron algunos del disco anterior que, para mi, son irremplazables para un buen rato de petardeo: Maquíllate, Supertravesti o Nancys Rubias. Además, se echaba en falta la presencia de Susie Pop sobre las tablas con su indomable melena rubia. Como ya se cuenta por decenas de foros y webs, Manolo, el road mánager se tropezó con el cable del micrófono de Vaquerizo y el sonido era bastante deficiente... cuestión que se complicaría con el plato fuerte de la notte.



Plato fuerte por lo mal que cayó en el estómago. Un montón de buenas intenciones que se quedaron en eso. Las videoproyecciones como la escenografía y todo el diseño del disco que presenta Absolutamente, estaban inspiradas en la Factory de Warhol. Por eso el escenario era plateado y los videos en blanco y negro sobre una pared de ladrillos argentados. Nancy 'O sobre la inmensa tela blanca que hacía de pantalla de cine anunciaba el comienzo bailando y haciendo una pantomima muy sesentera. De entrante, las Walpurgis te van a llamar... cuya fuerza se difumina en directo por culpa de algunos fallos... sonido distorsionado y la guitarra de Ikerne, flamante guitarrista, suena como el orto. Sobre el escenario sólo están Canut y Spunky subidos en plataforma, e Ikerne y Alaska en la parte baja. Ni contigo ni sin ti, El centro del universo, La pequeña edad de hielo, y Retorciendo palabras (con caída de Alaska) durante el que la diva de corta estatura realizó un bonito pero caótico juego de cuerdas, muy a lo Human Nature, con los bailarines. Lo mucho cansa y lo poco agrada fue el siguiente tema cuyo mensaje podían haber captado ellos mismos porque parte del público a quien cuyo último disco no había gustado demasiado esperaba el directo para que el dúo redimiera. Pero reticentes a mirar al pasado más lejano, decidieron eliminar del repertorio cualquier vestigio anterior a 2001 y rescatar sólo un tema de su etapa Dinarama. El dúo de bailarines, el mismo que aparece en videoclip de Más es más, animaba la noche mientras estaba en el escenario aunque sus coreografías estuvieran a medio camino entre el break dance y el baile petardo propio de Long Play o de Arena. Cuando se iban de la escena y dejaban a Alaska ante el peligro el aburrimiento imperaba porque ella casi no bailaba (con la de bailes que se ha echado sobre los escenarios) y porque las versiones, puro chunda chunda, cansaban.



En Absolutamente se inventaron un juego de sillas bastante resultón y Perdiendo los papeles la acompañaron con un vídeo en el que vimos al dúo destrozando objetos frágiles sobre el fondo de ladrillos. Siguieron con Ensayo para una despedida, también del nuevo disco tras lo que llegó el turno de las reinas del reguetón travesti, Andy Lamour y Topacio Fresh, divas de barrio que acompañaron a Fangoria en su anterior gira y que ahora se ganan la vida por su cuenta, una con una incipiente carrera como actriz (pudimos verla en Mentiras y gordas) y la otra como regente de una galería de arte contemporáneo en Madrid -Fresh gallery-). Acompañaron a Alaska mientras "cantaba" Miro la vida pasar, y dejó claro que se trata de una actuación excepcional. Cabezas disecadas, que ya habían adelantado en su gira anterior, precedió a un video que incluía a muchos de sus ídolos entre los que se pudieron ver David Bowie, Andy Warhol, Elvira, The Supremes, Village People, la Familia Monster, Pamela Anderson, Kiss, Divine, Mr. Spock, Dita Von Teese, Liz Taylor, Pet Shop Boys, Michael Jackson, Prince, Truman Capote, Blondie, The Rocky Horror Picture Show o Lou Reed entres otros mientras sonaba un popurrí con El cementerio de mis sueños y Amanecer dorado. La fiesta continuó con un Criticar por criticar sin castañuelas tras la que sonó el estribillo de Your disco needs you! de Kylie Minogue (quizá un homenaje a su próximo teloneo en julio).



Así entramos en la recta final del concierto que estuvo dominada por una bola de espejos. Sonaron Más es más y Con los ángeles, en la que la voz de Alaska casi no se escuchaba, un tema compeltamente prescindible. Por suerte la velada remontó gracias a Si Dios sabe lo tuyo, que lo sepa todo el mundo y el final de fiesta, con confeti, traca y megratrón, a cargo de Ni tú ni nadie de la etapa como Dinarama y Tenía tanto que darte, último éxito de Nena Daconte que reunió sobre el escenario a toda la banda de adorables freaks... desde La Prohibida, con un impresionante vestido de aros plateados, hasta una Bimba bosé de falso desnudo pasando por la espigada figura de Vaquerizo en mono de cuero negro. El bis, sin duda alguna fue uno de los momentos estrella pues No sé qué me das, es uno de los temas puente que une a los seguidores de los años noventa, con las nuevas generaciones que cosecharon a principios de esta década, y que llevó al público al delirio. Una noche irregular, con grandes altibajos, algunos fallos técnicos y muchas ganas de trascender. Quizá la próxima vez deberían contratar a Jamie King.



6 comments:

uncastellano said...

A ver si aprendemos a escribir con un poco más de respeto ... no existe ninguna Canuta en Fangoria.

J. F. said...

Relájate hombre, que es una persona normal y corriente como cualquiera de nosotros... Además, se ha tratado de un error de mecanografía... Nada más :)

Vulcano Lover said...

Hijo, qué barbaridad... llevabas una libreta en el bolsillo o cómo??
Un amigo estuvo y me pasó fotos... Me encanta el bodycuerpo de Bimba... Será porque precísamente ella cuerpo... como que no, jajajaja

TB97 said...

Yo lo gosé mucho!

janis said...

sinceramente iba a escribirte un comentario argumentando por que para nada el concierto fue como tu lo has descrito, pero no merece la pena viendo que tienes unos gustos y u sentido común tan malos. Aprende a escribir, sin herir, sin reirte de los demas y sabiendo de lo que hablas
se te da demasiado bien el criticar por criticar...

Blogux said...

Yo soy muy fan. En la temporada anterios(El Extraño Viaje)les vi en directo un montonazo de veces. Y esta vez... me decepcionaron profundamente. El sonido fue para mi el principal problema: malísimo; nada que ver con los conciertos anteriores. Los bailarines hiperactivos pero infumables. Una pena porque fui con mucha ilusión. Volveré a verles, claro que sí, y estoy seguro que lo harán mejor.